En los conocidos informes educativos, Faure (1972) y Delors (1996) el paradigma de lo

educativo ha pasado por diferentes y necesarias transformaciones adaptándose a las

necesidades de las nuevas sociedades, y proponiendo una educación en la que todos los

individuos tuvieran derecho a acceder al conocimiento de acuerdo con sus necesidades e

intereses en cualquier lugar y en cualquier momento, de una manera libre, flexible y

constructiva. En acumulación a estas premisas, en el S. XXI, se ha comenzado además a hablar

además de apoyar un acceso a la educación con una visión continuista, es decir que debe proseguir a

lo largo de la vida, Lifelong Learning, situando el aprendizaje, más allá de las instituciones o las

edades que a priori se consideran propiamente educativas.

Bajo este paraguas conceptual, en Kor’sia consideramos que todos los contextos en los que

convivimos las personas -familia, comunidad, trabajo, estudio, ocio- pueden y deben ser

contenedores educativos. Es por ello que desde nuestro colectivo, consideramos indispensable gestar

un espacio en nuestro proyecto que podamos considerar como un dispositivo enfocado directamente

hacia el aprendizaje. Aunque a diferencia de otros posibles modelos, nuestro objetivo, no es

únicamente la transmisión de herramientas propias de las artes del movimiento, sino también de otro

tipo de aprendizajes que se señalan como fundamentales desde el punto de vista de la educación y

deben transversalizar en nuestra opinión todas las prácticas artísticas y vitales mediante la relación

de conceptos como: democracia, responsabilidad colectiva, respeto, colaboración, empatía, la

educación emocional, género o sostenibilidad, y que deben ser tratados desde todos los prismas

posibles para conformar las sociedades en las que deseamos vivir.

Nuestra visión a este respecto, viene dada por una comprensión de las artes, no sólo como

elementos de expresión personal o colectiva, sino como los actos (escénicos, plásticos, musicales…)

que han conseguido consolidarse como las únicas representaciones que alcanzan a transmitir el

mundo humano -todo aquello gestado por nuestro imaginario, sociedad, tradición, ciencia y cultura-

de un modo que ninguna otra de las competencias cognitivas consigue, no únicamente

sobreviviendo al tiempo más allá de las sociedades que las produjeron, sino también como

los espacios capaces de imbricar casi de manera mágica, lo colectivo y lo íntimo; ofreciéndose como

un dispositivo de acceso al conocimiento de posibles nuevas formas de ser y estar en el mundo como

seres completos.

Agnès López, artistic advisor and project design.

Nacida en Valencia, Agnès López, es licenciada en Filología Hispánica por la Universitat de

València, Máster en Gestión Cultural por la Universitat Oberta de Catalunya, Titulada Superior en

Danza. Desde el 2020 es Catedrática de Análisis y Práctica del Repertorio de la Danza

Contemporánea en el Conservatorio Superior de Danza “María de Ávila” de Madrid.

Como bailarina profesional, ha formado parte de diferentes compañías internacionales en

Alemania y Holanda, incluyendo Wayne McGregor/Random Dance en Londres. Aunque los últimos

ocho años ha estado bailando para la Compañía Nacional de Danza en España. En su repertorio

como intérprete hay nombres como Jirí Kylián, Ohad Naharin, William Forsythe, Johan Inger, Mats

Ek o Wayne McGregor.

Su vinculación con Kor'sia comienza desde los inicios, convirtiéndose en asesora artística

del proyecto además de intérprete, actividad que sigue compaginando con la docencia.

  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube
  • Twitter